Rainer Maria Rilke nació en Praga en 1875. Por voluntad paterna, comenzó una formación militar que abandonó por motivos físicos, tras lo cual estudió Arte y Literatura en Praga y Múnich. Apoyado por amigos y mecenas, recorrió casi toda Europa, en un nomadismo que es reflejo y consecuencia de la negativa (o la incapacidad) de adaptarse a las convenciones de la vida burguesa. Influida por la filosofía de Nietzsche y Schopenhauer, su obra literaria abarca géneros diversos (relato, novela, ensayo…). También es de extraordinario valor su extensa correspondencia epistolar, cuyo ejemplo más notable son estas “Cartas a un joven poeta”. Pero son sin duda sus libros de versos, entre los que destacan “Elegías de Duino” y “Sonetos a Orfeo”, los que lo sitúan como una de las cumbres de la poesía no solo en lengua alemana, sino europea y universal.
Rilke murió en un sanatorio cerca de Montreux (Suiza) en 1926.