¡Oferta!

Ars Vivendi

14,00  IVA incluido 13,30  IVA incluido

SKU: 978-84-15593-27-0 Categoría:

Detalles

Colección

Inklings

Medidas

130×180

Páginas

216

ISBN

978-84-15593-27-0

Año de edición

2013

Sobre el autor

Tomás Rodríguez Reyes

Tomás Rodríguez Reyes

Tomás Rodríguez Reyes (Sanlúcar de Barrameda, 1981). Lector y escritor. Diarista. Acaso poeta. Autor del libro de poemas "El huerto deseado" (La Isla de Siltolá, 2010) y "El umbral de piedra" (La Isla de Siltolá, 2014). En prosa a publicado el diario literario "Escribir la lectura" (La Isla de Siltolá, 2011) y el ensayo literario "Ars Vivendi" (La Isla de Siltolá, 2013), libros que forman parte de la obra en marcha "Trópico de la Mancha". Es licenciado en Filología Hispánica y profesor de Lengua castellana y Literatura.

Inklings fue una tertulia de académicos y escritores ingleses vinculados a la Universidad de Oxford entre los años treinta y los sesenta del pasado siglo. Los Inklings eran entusiastas de la literatura y defensores de su difusión.
Sus principales componentes fueron Tolkien, Lewis, Barfield, Dyson, Bennett, Hardie o Stevens.

Este original club de autores celebraba sus reuniones en las habitaciones de Tangye-Lean en el ‘University College’, y en ellas cada miembro debía leer en voz alta composiciones inéditas, fundamentalmente poemas y cuentos cortos, que eran criticadas de manera inmediata por el resto.

Si bien los Inklings dejaron de reunirse en 1962, su tradición continúa hasta hoy a través de varias asociaciones repartidas por el mundo.

Ediciones de la Isla de Siltolá ha rescatado el término y el espíritu del cenáculo en los ‘Inklings de Siltolá‘. Los libros de esta colección serán presentados en un acto público y posteriormente leídos ante un círculo cerrado de invitados.

“Ars Vivendi” es un acto de reflexión y creación sobre la literatura, que entiende la poesía como fundación de lo nuevo y permanente, como el nacimiento de una nueva realidad que acaba de ser nombrada para siempre.
Este fenómeno del espíritu provoca una perplejidad en el poeta y en el lector: provoca una comunión en lo que ‘son’. Es la manera de comunicar a la especie lo que somos, no con un producto frugal, sino con un fruto perenne. No es casual que, en su étimo, “fundar” contenga reminiscencias semánticas del mundo agrícola relacionadas con la tierra, con el lugar en que uno se asienta.
Así la poesía crea el fundamento de lo poético en cada voz que se atreve, condescendiente, a nombrar lo ‘hondo’ para siempre.