¡Oferta!

Libre de la tormenta

(Tercer libro de Fábula).

10,00  IVA incluido 9,50  IVA incluido

SKU: 978-84-15039-86-0 Categoría:

Detalles

Colección

Otras publicaciones

Medidas

140×200

Páginas

192

ISBN

978-84-15039-86-0

Año de edición

2013

Sobre el autor

Javier Sánchez Menéndez

Javier Sánchez Menéndez

Javier Sánchez Menéndez (Puerto Real, Cádiz, 1964) es autor de los poemarios "Motivos" (1983), "El violín mojado" (1991 y 2013), "Introducción y detalles" (1991), "Última cordura" (1993), "La muerte oculta" (1996 y 2014), "Una aproximación al desconcierto" (2011) y "El baile del diablo" (2017). De su poesía se han publicado tres antologías en España y una en Colombia.
Ha publicado, además, "La vida alrededor" (2010), "Teoría de las inclinaciones" (2012), "Libre de la tormenta" (2013), "Mediodía en Kensington Park" (2015), "Confuso laberinto" (2016) y "De cuna y sepultura" (2018), dentro de su proyecto "Fábula"; y "El libro de los indolentes" (2016).
Autor de tres libros de aforismos: "Artilugios" (2017), "La alegría de lo imperfecto" (2017) y "Concepto" (2019). En 2020 aparecerá su obra "Para una teoría del aforismo".

Escribir poesía es un juego de alto riesgo, un juego peligroso. Observar las nubes, los pájaros, los árboles, tocar la tierra con las manos, arañar las piedras y besar la hierba. Sentarse en el centro del bosque y escuchar esas voces que cantan de madrugada. Leer un libro con lágrimas en el alma, repetir un ritmo en la cabeza y el tono que acompaña tus pasos y los estornudos. Acariciar la nieve, chupar el agua de lluvia, sudar de rabia. Correr de las mujeres a las tres de la mañana, tomar cinco cafés en una hora, fumar medio paquete con un verso. Saltar en paracaídas de la encina, del olmo o del castaño. Del acebuche tirarte de cabeza a la piscina. Escuchar al sabio con los ojos cerrados. Cantar. Bailar. Vivir el mediodía. Aunque todo es mentira, nada es lo que parece ser. Se aleja el pago con su tierra blanca. Mi padre me habla desde el cielo. Intento responderle en silencio. Está muerto. La poesía es un juego que no debo tomar pero que no puedo dejar.